Formulario de búsqueda en el portal
twitter facebook tuenti youtube
cabeceracabeceracabeceracabeceracabeceracabeceracabeceracabeceracabeceracabecera

Carmen de Linares recibe el escudo de la ciudad de Málaga.

Imagen de listado en el contenido "Carmen de Linares recibe el escudo de la ciudad de Málaga."
Enviar a un amigo

Fecha publicación: 10-02-2014

Cuenta Carmen de Linares que su padre, el doctor Miguel de Linares Pezzi, el primer español en abrir un centro de educación especial, fue una especie de Julio Verne de la psiquiatría. Pocos de los que conocen su legado, revolucionario en la disciplina, cuestionan la justeza de la afirmación, pero sí se le puede reprochar a su hija y continuadora, que cada vez que le llegue un reconocimiento se quite el foco de encima y se lo enchufe a sus maestros y referencias. Y no por falsa modestia, sino porque realmente lo piensa. Aunque, ella, una auténtica Madame Curie en una familia a lo Fleming en la atención a los discapacitados, reúna méritos para creerse también poco menos que una abanderada de su rama científica.

«No lo me lo merezco, pero lo recibo con mucho orgullo», decía la psicólogo ayer , horas antes de ser condecorada con el escudo de la ciudad en el Ayuntamiento. Un premio que, reconoce, le hace mucha ilusión por tratarse de su tierra, donde vive con los suyos y desde donde, sin necesidad de emigrar, ha sabido levantar el edificio de una carrera sobresaliente, acreedora de la Medalla de Oro de Andalucía y el premio honorífico nacional de Educación Temprana. «Siempre tuve muy claro que quería ser psicóloga. Al fin y al cabo mi padre, mi abuelo y mi bisabuelo estaban relacionados con la medicina», dice.

De Linares, cada vez que se le pregunta por su recorrido, regresa como por ensalmo a su árbol genealógico y hace una muesca cariñosa al pedernal de su padre, que ya en los años cuarenta, cuando hasta la prensa hablaba de la discapacidad en términos gruesos e insoportablemente ligeros, se atrevió a la bendita locura de abrir un centro de investigación. De esa época, sus primeros meses de vida, le viene la imagen enhebrada por otros de un joven con síndrome de Down acercándose a su cuna. Algo extraordinariamente simbólico, si se tiene en cuenta que sería a esta discapacidad, entre otras, a la que dedicaría la mayor parte de sus horas de estudio.

En el centro de desarrollo Miguel de Linares, antes Dulce Nombre de María, y en la Universidad de Málaga, Carmen ha sido la gran impulsora en España de la educación temprana. Y no sólo en su predicado teórico, sino también, en lo que es más importante, su aplicación directa, que llegó a finales de los noventa a generar grandes listas de espera en los centros de la provincia en los que se ofertaba. El trabajo de la psicóloga junto con otros profesionales de la disciplina ha puesto patas arriba el horizonte tradicional de creencias en torno a la discapacidad intelectual. «Ramón y Cajal ya demostró que con estimulación se puede lograr que las neuronas sanas se desarrollen hasta suplir a las que no funcionan», indica.

Aunque detesta hablar de milagros, por la connotación de metáfora exagerada y, sobre todo, acientífica, Carmen de Linares reconoce avances que en muchos casos resultan asombrosos. Niños que nacen casi vegetales, con las potencias dormidas, y que después de ser educados pueden llevar una vida casi autónoma. «La familia es muy importante. Y la autoestima. El niño que nace con síndrome de Down muere con síndrome de Down. Pero es básico su nivel de independencia y su calidad de vida», resalta.

Retirada temporalmente de las aulas por una enfermedad, la psicóloga, que fue la primera profesora titular de la materia en España, sigue acudiendo al centro para ocuparse de los niños. «Lo que echo en falta es quizás más apoyo para la integración laboral», resalta. Dice que el escudo ha generado un gran revuelo, en su casa, entre las nietas y las dos hijas, una de ellas con Down. La psicóloga tiene sus máximas de fe: «Si no das felicidad no tienes derecho a consumirla». Y, junto al escudo, mantiene el catalejo en alto. Como buena hija de Verne. Hacia el futuro.

 

Fuente: laopiniondemalaga.es / Lucas Martín.

0 comentarios

Déjanos tu comentario


















*El nombre es obligatorio
*El e-mail no es correcto
*El comentario es obligatorio
*El codigo de seguridad no coincide

NORMAS DE USO


Down Andalucía no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenido ofensivo o discriminatorio.
→ ayuda → aviso → mapa del sitio → buzón → inicio
Federación Andaluza de Asociaciones Síndrome de Down (Down Andalucía)
C/ Tierra, 5, Acceso A - 41020 SEVILLA (España) coordinacion@downandalucia.org
Teléfono: (+34) 954 516 775 Fax: (+34) 954 514 006
Panel Administración
logoJunta Proyecto incentivado por la Consejería de Innovación, Ciencia y Empresa
logoUE Proyecto financiado con fondos FEDER